Breve historia de Civio

historia

Después de años de andaduras profesionales en el extranjero es inevitable empezar a preguntarse por qué ciertas cosas que funcionan en otros países -transparencia, rendición de cuentas, democracia participativa de la buena- en España suenan a utopía descabellada. A Jacobo Elosua y David Cabo, que conocían  el trabajo de organizaciones como mySociety en Reino Unido, Ciudadano Inteligente en Chile o la Sunlight Foundation estadounidense y tenían experiencia asociativa previa, les vino a la cabeza una pregunta: ¿por qué aquí no?

Con esa idea en mente y la convicción de que las cosas no son como son por naturaleza inmutable, empezaron a confabular para poner en marcha una organización al servicio de una ciudadanía más activa, que ayudara a mejorar la transparencia, exigir rendición de cuentas a las administraciones y promover el libre acceso a los datos públicos. Las herramientas elegidas fueron la tecnología y el periodismo, un cóctel poco habitual por entonces en nuestro país. Y así, el 20 de diciembre de 2011 pusieron la primera piedra como patronos-fundadores constituyendo Civio ante notario para su posterior inscripción en el registro de fundaciones.

Por entonces ya llevaban en la maleta la primera incursión de David, programador, en esto de extraer todo el jugo a los datos públicos, ¿Dónde van mis impuestos?. Gracias al buen trabajo de equipo y colaboradores, en marzo de 2012 Civio puso en marcha Tuderechoasaber.es junto con Access Info Europe. A través de esta web se enviaron 250 peticiones de información a las administraciones en tan sólo una semana y más de 550 organismos públicos están ya a tu alcance con un par de “clicks”.

 Ese fue el camino para empezar a constatar con datos lo que hasta entonces era un mal augurio: la opacidad con la que se gestionan los bienes públicos y cómo las grandes decisiones se toman a puerta cerrada, sin proporcionar información a la ciudadanía. Y justo esa indignación inspiró proyectos como, El Indultómetro (lanzado en febrero de 2013) y España en llamas (con dos versiones publicadas en los veranos de 2012 y 2013). Y miles de personas conocen gracias a El BOE nuestro de cada día, que se subió al carro en marzo de 2013, decisiones que les afectan gracias al análisis periodístico de la única fuente de información que no puede mentir: el Boletín Oficial del Estado.

Con nuestra última andadura, Quién manda, un proyecto seleccionado por la ONG estadounidense Global Integrity entre más de 300 propuestas internacionales, ponemos cara a los conflictos de interés y las relaciones de poder. Queremos que sea nuestra joya de la corona. Por ahora, claro, porque tenemos la cabeza llena de ideas para demostrar que nada es inmutable. Tampoco la cultura democrática.

* Si quieres saber más: conócenos a fondo consultando nuestra escritura de constitución, los estatutos que guían nuestro funcionamiento o nuestras cuentas de resultados anuales (cuentas 2012 y 2013).